¿Qué necesitas?


Cuéntanos qué necesitas y te contestaremos lo mas rápido posible con un presupuesto sin compromiso.

Introduce tu nombre completo.

Invalid email address.

Invalid Input

Invalid Input

Invalid Input

Valor incorrecto

Solicita presupuesto
Viernes, 13 Septiembre 2019 10:41

PSD2: La nueva normativa para pagos a través de Internet

A partir del 14 de septiembre cambia la forma en que se compra por Internet. El próximo sábado entra en vigor en España la normativa europea PSD2, que promete reforzar la seguridad en los pagos electrónicos y la entrada de nuevos operadores en el comercio online.

¿Qué es la directiva PSD2?

La directiva PSD2 es una norma aprobada por la Comisión Europea en 2015 para sustituir a la regulación anterior (PSD) de 2007, que regulaba el mercado de los pagos electrónicos en la zona euro. La normativa europea impactará en el sector financiero, pero también afecta a los proveedores de pagos electrónicos, a los marketplaces y a los comercios electrónicos.

¿Cómo afecta al usuario?

En lo que se refiere a los usuarios, uno de los aspectos en los que más incide esta directiva es en el aumento de la seguridad. Hasta ahora el proceso de verificación para un pago electrónico podía realizarse a través de la información física de la tarjeta (número, fecha de caducidad y código CVV) y mediante un SMS con un código de verificación.

Con esta nueva norma, Europa obliga a las entidades bancarias y los comercios electrónicos a usar la autentificación en dos pasos (two factor authentification – 2FA). Este sistema exige al usuario combinar, al menos, dos elementos independientes para verificar su identidad. Éstos pueden ser o un dispositivo que posea el usuario, como un smartphone; una clave que sólo conozca el cliente; o un parámetro biométrico, como la huella dactilar o el iris del ojo.

Además de estas medidas de seguridad previas a la ejecución de la transacción, la nueva normativa también prevé una mayor protección de los consumidores en caso de fraude. Así, el usuario sólo será responsable de pagos no autorizados de hasta 50 euros, y a partir de esa cifra será el proveedor el que tendrá que hacerse cargo del importe defraudado. Con la directiva anterior esa cantidad era de hasta 150 euros.

Asimismo, el proveedor tendrá que devolver el importe defraudado el mismo día en que se haya cometido el fraude siempre que el usuario niegue haber autorizado la operación, o indique que es incorrecta, y la empresa no pueda demostrar lo contrario.

¿Cómo afectará el PSD2 a los comercios online?

La entrada en vigor de la nueva directiva supondrá acciones mínimas en aquellos comercios online que, actualmente, ya tengan implementado un sistema de autenticación reforzada o de doble factor de autenticación. En cualquier caso, el Incibe dice que es recomendable contactar con la entidad que facilita la pasarela de pago para verificar que se cumple con la normativa.

Por el contrario, aquellos negocios online que no cuenten con un sistema de autenticación reforzada en sus pagos deberán adaptar la pasarela de pago a la nueva Directiva, y así provocar que sea obligatoria la autenticación reforzada. Para ello, deberán ponerse en contacto con el proveedor de la pasarela de pago y realizar el proceso de migración hacia este nuevo sistema más seguro y de obligado cumplimiento.

Existen varias excepciones a la hora de implementar métodos de autenticación reforzada que la pasarela de pago deberá contemplar, entre ellas las operaciones cuyo pago se ha iniciado por teléfono o correo electrónico o pagos realizados con tarjetas prepago anónimas.

Procesos más sencillos

Más allá de reforzar la seguridad, la directiva PSD2 también simplifica el proceso de pago al reducir el número de actores que participan en una transacción electrónica, con lo que se mejora la experiencia del usuario.

En la actualidad, al realizar una compra en cualquier comercio electrónico que no tenga su propio servicio de pago, la web del ecommerce nos redirige a una pasarela externa. Con esta nueva norma las plataformas de pago se integrarán en las páginas de las tiendas online y todo el proceso de compra se hará si abandonar su website.

Por otra parte, hoy día tampoco concebimos una compra en internet sin una tarjeta de débito o crédito, que no son sino otro intermediario más. Pero, gracias al proceso de autentificación en dos pasos, el papel de estos plásticos dejará de ser indispensable y para ejecutar una transacción digital podría bastar con el DNI y el reconocimiento biométrico de algún rasgo físico del usuario, sin tocar la tarjeta.

Mayor competitividad en el sector

Con la nueva directiva, el sistema de pago de grandes y pequeños será el mismo, sencillo, intuitivo y seguro, de forma que el usuario podrá finalizar la compra en un gigante del comercio electrónico de la misma forma que en una pequeña tienda digital.

Posibles problemas

Esta nueva directiva europea va a conllevar una serie de cambios tan importantes que revolucionarán el sector financiero. La reducción de intermediarios, con la eliminación del principal actor de las transacciones económicas digitales hasta la fecha, la tarjeta bancaria, o el aumento de los procesos de verificación de la identidad conllevan un importante desarrollo tecnológico que, probablemente, no llegará a tiempo.

Las autoridades europeas han reconocido que la implementación de este sistema en los comercios electrónicos implica algunos cambios grandes para muchos actores en el entorno de pagos y sería difícil implementar los requisitos en septiembre 2019 sin ver disrupción en el mercado; por lo tanto, aunque la ley entre en vigor en España el 14 de septiembre de 2019, es posible que algunos comercios electrónicos o entidades bancarias no ofrezcan todos los servicios que se derivan de la directiva desde esa fecha.

Este sistema exige al usuario combinar, al menos, dos elementos independientes para verificar su identidad. Éstos pueden ser o un dispositivo que posea el usuario, como un smartphone; una clave que sólo conozca el cliente; o un parámetro biométrico, como la huella dactilar o el iris del ojo.

Además, la nueva norma también prevé una mayor protección de los consumidores en caso de fraude. Así, el usuario sólo será responsable de pagos no autorizados de hasta 50 euros, y a partir de esa cifra será el proveedor el que tendrá que hacerse cargo del importe defraudado. Con la directiva anterior esa cantidad era de hasta 150 euros.

Compras más rápidas y adiós a las tarjetas

Con la entrada en vigor de la normativa PSD2, las entidades financieras, al aceptar que los datos bancarios de los usuarios sean utilizados por otras empresas -previa autorización del propio cliente en cada una de las operaciones que haga-, lograrán que las compras y transacciones sean más rápidas. Además, se eliminarán elementos físicos como las tarjetas bancarias.

PSD2 es una regulación europea en los servicios de pagos digitales. Este sistema facilita los pagos en toda Europa con mayor seguridad además de ofrecer un servicio bancario adaptado a las nuevas tecnologías. Con ella se pone de manifiesto una vez más la importancia que está adquiriendo el mundo de las ‘APIS’ o ‘Application Program Interface’ en distintos sectores financieros.

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario.
Ver política